Los 5 mejores países para beber alcohol

CNN


Vuelve el Día de San Patricio. El momento en que la gente viste sombrero de duende y pide cervezas en un falso acento irlandés. ¿Pero por qué sólo celebramos la contribución de Irlanda a la convivencia cuando hay otras naciones que también adoran la bebida?

En miras de la igualdad nos embarcamos en un viaje por los pubs del mundo para ver qué otros países deberían llevarse los honores. Promete beber responsablemente y entonces podrás unirte.

Australia
Los australianos ya no son los grandes bebedores que solían ser. A diferencia de lo que parece en un país, los australianos ha refinado sus gustos.
La cerveza ya no es barata y, en vez, ha sido reemplazada por vinos más elegantes.
Pero tienen un gran legado. Es un país cuyo ex primer ministro, el legendario Bob Hawke, estuvo alguna vez en el libro de los Récords Guinness por tomarse 2.5 pintas de cerveza en 2.5 segundos.
Las viejas costumbres no se pierden, así que si te vas a beber con los australianos, debes seguir las reglas. Eso significa que una vez has aceptado un trago como parte de una ronda, estás obligado a brindarle a todo el mundo una bebida, un negocio costoso ahora que todos toman vino.
Bebida tradicional: "Cardonay" o un "Sav": variedades de vinos australianos que se toman antes o después de la cerveza.
Cura para la resaca: Las sobras frías de una pizza y sándwiches. Pero tomarse 2.5 pintas de cerveza en 2.5 puede servir*.
*CNN no recomienda esto.

Alemania
Si piensas en Alemania, estás pensando en una fraulein o señorita pasando enormes jarras de cerveza en medio de una multitud de hombres con bigote y pantalones cortos de cuero escuchando una banda de oompah.
O quizá piensas en Angela Merkel. Cada cual con lo suyo.
Los alemanes pueden no ser los grandes bebedores en Europa —ese honor va para los checos— pero de alguna forma han conquistado el campo de celebración de consumo. Esto se debe mayormente al Oktoberfest, la fiesta de todo un mes de Bavaria que se le enfrenta al Día de San Patricio.
En realidad, aunque a los alemanes les gusta el rito al lúpulo, la cebada y la malta del Oktoberfest, la mayoría bebe en circunstancias más normales.
Esto se debe a que la cerveza puede ser comprada y consumida no sólo en bares, sino en tiendas, estaciones de combustible, puestos de periódicos y en el transporte público. Con frecuencia sin la ayuda de pantalones de cuero o la música tradicional de fondo.
Bebida tradicional: Vino blanco. No, es broma. Es la cerveza.
Cura para la resaca: Arenques y cebolla cruda. Pero vas a necesitar incluso más cerveza para arreglar el aliento a arenque.

Uganda
Uganda supera a sus vecinos africanos en consumo de alcohol, en gran parte gracias a un comercio ilegal y a una fórmula ganadora de alcohol hecho de bananas.
En el menú está un potente licor llamado waragi, también conocido como ginebra de guerra porque fue usado para fortalecer a las tropas. Aunque tomar mucho inevitablemente llevaría a la rendición.
Bebida tradicional: Ajono, una cerveza semifermentada que se toma en ollas comunales usando pajitas o pitillos.
Cura para la resaca: Luwombo: otra fórmula ganadora: carne cocinada en hojas de plátano.

Corea del Sur
En Corea del Sur, el alcohol actúa como una válvula de presión, permitiéndoles a las personas liberar sus frustraciones. El alcohol actúa como lubricante, ‘aceitando’ las ruedas de los negocios.
Y, por supuesto, el alcohol actúa como alcohol, emborrachando a las personas.
Los estrictos protocolos sociales parecen disolverse en alcohol, pues la más jerárquica de las relaciones se convierten en hermandades al final de la noche o inicio de la mañana. Una buena ronda implica tomarse todas las bombas (mezclas de whiskey y cerveza) como sea posible y luego contar —o balbucear— lo que quede en tu mente, preferiblemente a tu jefe.
Para ayudar a ese proceso, los vasos vacíos son rápidamente llenados. Luego, inevitablemente, los estómagos son llenados y rápidamente vaciados.
Bebida tradicional: Soju: para los fans, es un alcohol capaz de salvar almas. Para los críticos, es un vodka barato y dulce.
Cura para la resaca: Haejangguk: un caldo de sangre de buey. Suena como a resaca, sabe a remedio.

Moldavia
Esta pequeña antigua nación soviética se ha ganado una reputación de bebedores gracias a algunas estadísticas de la Organización Mundial de la Salud que la ubican en lo más alto de la tabla por consumo de alcohol.
Ha habido muchas quejas por el origen de esas cifras, particularmente debido a que indican que la mayoría de personas estaría demasiado borracha para responder de forma precisa a cualquier encuesta.
Como beben en exceso, los moldavos tienen una decente selección de vinos locales para escoger.
También tienen sus propias versiones de brandis del este de Europa. Tienen el mismo efecto que si te golpearas en la cabeza con un martillo, pero sin el gasto innecesario de comprar un martillo.
Bebida tradicional: Boza: una dulce fermentación sólo un poco menos desagradable que el jugo de pepino.
Cura para la resaca: Jugo de pepino.